Londres

“¿Cómo anda todo por Londres?” Suelen preguntarme cuando vuelvo a la Argentina. Lo mismo les sucede a mis amigos que están varados, como yo, en esta universidad en medio de las West Midlands, región central (sólo geográficamente hablando) del Reino Unido. Que la observación no suene a recriminación: yo misma decía que me venía a Londres en vez de a Inglaterra o al Reino Unido antes de mudarme de país. Es que un poco como Buenos Aires con respecto a Argentina, Londres es una ciudad que sobrepasa notoriamente en población, tamaño y vida cultural al resto de las ciudades de estas islas.

No sólo eso, sino que esta urbe de más de 8 millones de habitantes es por lejos la más grande de Europa occidental. Para los que hacen el tour europeo y ya están acostumbrados a caminar en vez de tomar transporte público, olvídense de la idea de “conocer toda la ciudad de a pie”. Por eso lo primero que se debe hacer al llegar a Londres es comprar una Oyster card en las máquinas del subte o del tren, que sale £5, es recargable y se puede usar para todos los medios de transporte excepto, claro, los de larga distancia (dato importante: un viaje en subte es caro, entre £2 y £3, pero hay una cosa genial que es que luego de los £6,60 gastados en el día, ya no te cobran más. También se puede comprar un pase -siempre con la Oyster- de 7 días a £38).

Londres es -un poco como Nueva York- inagotable; y tiene no uno, sino varios centros: el centro financiero, el centro de las galerías de arte, el centro hipster, el centro comercial, and so on and so forth. Dicho esto, es claro que en este post no se van a agotar todas las posibilidades que tiene la ciudad para ofrecer, porque obviamente estoy lejos de conocerla a fondo, pero sí puedo contarles de algunos lugares que, with a little help from my friends, conocí durante estos años y que me encantan.

Visitar

Saquémonos de encima los primeros de todos los lugares que nos vemos obligados a conocer en Londres: los museos. La gran noticia es que son todos gratuitos, a menos que alguien quiera desesperadamente ir, por ejemplo, a un Madame Tussaud. Los museos más importantes son:

• el British Museum. Es un museo de antropología increíble, que tiene más o menos la mitad del Partenón en su interior, la famosísima piedra Rosetta y esas tumbas egipcias coloridas cuyas imágenes muchos reconocemos porque algún amigx de la infancia tenía una cartucherita de metal con forma de Tutankamón (todavía las venden en el gift shop). El edificio además tiene una sala central construida en el 2000 y diseñada por el arquitecto británico Norman Foster que vale la pena conocer. Lo que hay que saber es que es un museo enorme y que uno podría estar un día entero para recorrerlo bien. Mi recomendación: dejarlo para uno o varios días lluviosos, ya que seguramente más de uno va a haber. En cambio, cuando hay sol, hay que aprovechar para caminar.

Tate Britain y Tate Modern. La primera tiene una colección de arte exclusivamente británico, organizado en orden cronológico, desde el siglo XVI al XX. Es un museo no tan grande, con lo cual se puede recorrer entero en poco tiempo. A mí me gustan mucho las obras del siglo XIX (William Blake y William Turner) y las del XX  (Henry Moore y Francis Bacon). Existe un Tate Boat que te lleva de una Tate a la otra a través del Thames y que cuesta unos £8, nunca me lo tomé, pero lo haría. La Tate Modern, por otra parte, tiene obras contemporáneas de artistas de todo el mundo: desde Picasso y Dalí hasta videos de Marina Abramovic, pasando por Joseph Beuys, Richard Serra y Louise Bourgeoise (hay una sala entera con sus obras en la nueva parte del museo), la Tate Modern tiene de todo, aunque quizás sea medio caótica la disposición de las obras. El edificio es uno de los que más me gustan de Londres, es una fábrica abandonada que remodeló el estudio Herzog & de Meuron. La nueva parte de la Tate Modern, diseñada por el mismo estudio, tiene un piso-balcón desde el cual se pueden apreciar unas vistas panorámicas de la ciudad. La TM tiene siempre colecciones temporales muy buenas, para las que sí hay que pagar.

• La National Gallery. Ubicada en Trafalgar Square, uno de los tantos centros neurálgicos de la ciudad, la National es otro de esos museos gigantes que tienen una colección interminable. Solo fui una vez, pero es uno de los museos más importantes de la ciudad. Es famosa su colección de Van Gogh (s), los famosos girasoles están acá, aunque hay que hacer una fila especial para entrar a verlos.

Después hay por supuesto miles de museos más y hay también galerías de arte que tienen lo último de lo último. A mí uno que me gusta mucho (este sí es pago) es la Royal Academy of Arts, en general tienen muy buenas muestras retrospectivas y un café lindísimo. El Victoria and Albert Museum al sur del Hyde Park es también importante, igual que la National Portrait Gallery (recomendable solo si a uno le gustan mucho los retratos o si hay una muestra especial). Va la lista de galerías de arte, para los interesados en opciones más alternativas: Saatchi Gallery (cerca de Sloane Square), Serpentine Galleries (dentro del Hyde Park, uno de sus edificios fue diseñado por Zaha Hadid), White Cube Galleries (hay dos), Whitechapel Gallery (cerca del barrio hipster de Shoreditch).

IMG_4399
 Instalación del Ai Wei Wei en la Royal Academy of Arts

Resuelto el tema de los museos, repaso algunos lugares que frecuento cuando tengo la oportunidad de ir a Londres, barrios, mercados y lugarcitos que aunque sean destinos turísticos, son bastante imperdibles:

• El Hyde Park. Casi inevitablemente uno va a pasar por este Central Park londinense. Un día pasé de casualidad por el memorial de la princesa Diana que está dentro del parque. Es una especie de “fuente” muy moderna de piedra, con unos caminos de agua muy orgánicos, un poco difícil de describir, pero que me gustó mucho.

• El Portobello Market en Notting Hill. Es un mercado que se monta todos los días en Portobello Road en donde se venden antigüedades, ropa y comida. Vale la pena mencionar que Londres es el paraíso de la ropa vintage y este es uno de los tantos lugares en donde se venden prendas usadas exclusivas. Para los que no pueden estar un día sin tomar mate o comer dulce de leche, al final del recorrido hay un supermercado de comida latina (con productos argentinos) y española, se llama García and Sons.

Borough Market. Cerca de la Tate Modern, este mercado es principalmente de comidas. Es un lugar ideal para ir a almorzar (los platos en general cuestan £6) y comprar dulces, a mi me fascinan unas avellanas cubiertas en chocolate y canela que venden en el puesto de turkish delights, sólo las conseguí acá.

• Brick Lane. Es una calle en el barrio de Shoreditch, que ya se convirtió en mainstream, pero que era muy hipster. Este es otro lugar en donde se consigue ropa vintage: hay unos predios sobre esta calle que se emplazan todos los fines de semana en donde se vende de ropa y comida. Llena de graffitis, esta calle es representativa del lado B de Londres, es decir, todo aquello que es medio trash, muy diferente a todo lo prolijo y cuidado de los barrios más céntricos.

1903065_10152351230545209_79552106_n
Tienda de discos en Brick Lane.

Camden Town. Un barrio que conozco menos, pero que, según me cuentan, es el nuevo Shoreditch. Hay también puestos de comida y de ropa vintage en el centro del barrio, que alberga también a una estatua de Amy Winehouse, mítica habitante de Camden.

Comer

Con respecto a la comida, las cosas se complican. Londres tiene infinitos restaurantes, pero lo primero es separar bien la paja del trigo. Hay 4 posibilidades diferentes, y aviso que voy a descartar por poco interesantes las primeras dos.

1) Las cadenas de restaurantes. Que no te engañen las sillas de diseño, la ubicación estratégica y la buena iluminación. Londres -al igual que todo el Reino Unido- está llena de cadenas de restaurantes de comidas: Bella Italia, Pizza Express, Franco Manca, Zizzi, Nando’s, Las Iguanas, Bill’s, Wagamama, Yo Sushi, Byron, Paul…la lista sigue y es infinita. Se puede comer dignamente en estos lugares y por precios accesibles, pero nada va a ser extraordinariamente delicioso, muy fresco u original. Hay que tener cuidado porque es difícil distinguirlos, aunque es probable que en la necesidad de comer unx termine en alguno de estos lugares. Si tengo que elegir, prefiero siempre comer un sándwich en Pret a Manger, de los de comida al paso es el mejor. Y Franco Manca para pizza es definitivamente mejor que Pizza Express.

2) Pubs. Pueden ser  más lindos y pintorescos, con menos olor a cerveza, mejor cuidados o incluso no tener alfombra! Pero los pubs son inconfundibles, tienen todos un definitivo aire de familia. Punto de reunión por excelencia del británico de cualquier edad, en general ofrecen cerveza y comida típica inglesa, a saber: fish and chips (que es básicamente un pescado frito rebozado con harina con papas fritas, viene con salsa tártara y arvejas), Sunday roast los domingos (esto me gusta bastante, es una carne al horno con vegetales, gravy y yorkshire pudding) o English breakfast (salchichas, champignones, porotos en salsa de tomate, morcilla y huevo). Es esencial tener una pub experience en el Reino Unido, pero no es recomendable para la salud tenerla todos los días.

3) Los food markets. Es de las mejores opciones para almorzar en Londres, a un precio razonable (en general todos los platos cuestan alrededor de £6) y hay en varios puntos de la ciudad. En estos mercados hay siempre comida de todo el mundo, y de buena calidad:  thai, vietnamita, china, india, italiana, española, hamburguesas, pulled pork (esto me encanta!) y muchas otras cosas más. No conozco la lista entera, pero ya mencioné el de Shoreditch, el del Borough Market y el de Camden, también está el Spitalfields Market cerca de Liverpool Station, El de Chelsea al lado de la Saatchi Gallery y alguna vez fui a uno al lado de la estación King’s Cross, cerca de la British Library.

4) Los restaurantes propiamente dichos. Lugares para sentarse y apreciar una buena comida seguro hay muchos, pero hay que saber encontrarlos. Sobre todo si uno no quiere gastarse una fortuna. Acá van los pocos lugares buenos que probé, seguramente haya muchos más, pero no los conozco.

Ole and Steen. Absolutamente todo en esta panadería danesa es espectacular: los cinnamon rolls, el pan sourdough, la focaccia, el swirl de manzana y canela, las ensaladas, y por supuesto, el café. Cerca del St James’s Market, o de Trafalgar Square, este local nuevo, moderno y lleno de exquisiteces tiene también precios accesibles (no baratísimos, pero what can you do? Es Londres).🌟 🌟 Melenchones  

IMG_6775
Ole and Steen.

Gordon’s.  Lugar para tomar vino y comer unos buenos quesos con pan cortado a mano, a lo medieval. Queda cerca de la estación Embankment y se llena de oficinistas que van a tomarse una copa de vino después del trabajo. El lugar es chico, consiste en verdad unos cellar o sótanos con mucho olor a queso y tienen mucha variedad de vinos. Pero también hay muchas mesas en una especie de terraza que da a un parque por la cual se entra. Podés comprarte la botella o pedir copas y pedir comida para picar: jamón, quesos de todo tipo, y algunas verduras asadas. 🌟Melenchón

IMG_6788
Picada en Gordon’s

Yum-D en el Brixton Market. Es un lugar de comida Thai que me encantó. Pero más que este restaurant en particular, hay que ir al Brixton Market, en donde hay comida de todos lados y cada puesto tiene su mini-restaurant para sentarse tranquilamente con amigos.

Moo Cantina. Tuve que venir a este lugar en búsqueda de mis raíces. Estrictamente es una cadena, pero un poco más selecta, ya que tiene pocos locales, y es el único lugar en donde uno puede comer carne argentina a precios accesibles. El sándwich de lomito con provolone, rúcula y morrones es exquisito. Obviamente que sería una picardía ir a Moo Cantina viniendo de Argentina, pero si uno está desesperadx por un buen bife, esta es la mejor opción.

Lupita. Prácticamente no existe la comida mexicana propiamente dicha (no tex-mex) en el Reino Unido (los argentinos no podemos quejarnos de esto porque tampoco tenemos un buen restaurant de comida mexicana con buenos precios), pero Lupita es una buena opción para comer unos buenos tacos mexicanos, una sopa de tortilla o (algo que probé y me encantó) un chocoflan.

Por último, no conozco buenos restaurantes indios en Londres, pero no hay que dejar de probar esta comida que básicamente salvó a los ingleses de la tristeza del fish and chips. Quedará para futuros posts, igual que los cafés y bares…Tanta ciudad no cabe en una sola entrada…

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s